Divino Maestro Jesús

Por Cyndarion Ainiu y Galitica Maitreya

Por Cyndarion Ainiu y Galitica Maitreya

Recibir a Jesús en el corazón

El siguiente texto es tomado del libro «La Alquimia de Protección Espiritual» 

Ya en el capítulo acerca del crucifijo explicamos la importancia de la misión de Jesús, y lo que significó para todas las almas que estaban destinadas a perderse en el plan de satanás. El crucifijo otorga una gran protección a varios niveles de su Ser, pero recibir la presencia de Jesús en su corazón garantiza la salvación de su alma, ya que cuando lo acepta es liberado para siempre del plan que satán tenía para usted.

  Tal vez se pregunte si es difícil recibir a Jesús en su corazón…

  Y la respuesta es sencillamente que todo depende de usted. Si es un metafísico y esotérico a quien no le gusta escuchar temas de contenido cristiano como este entonces le será un poco difícil abrir su corazón hacia Jesús. Si sus creencias están en la filosofía impersonal oriental de la yoga y meditación tal vez esta idea suene absurda para usted, entonces será difícil abrir su corazón hacia Jesús.

  Solo recuerde que nosotros, quienes escribimos esto, no somos cristianos, sin embargo estamos enseñando aquello que realmente funciona para la protección de su Ser, sin ser fundamentalistas en nuestras creencias y presentando aquello que por experiencia propia sabemos que sí funciona.

  Después de personalmente haber vivenciado más de un año de ataques psíquicos, demoníacos y brujerías, y haber combatido con muchas de las técnicas que presentamos en este libro, puedo testificar que recibir a Jesús en mi corazón con humildad creó un cambio profundo donde pude ver luz al final de ese túnel de oscuridad que atravesaba.

  Un día estaba sentado mirando televisión y cambié el canal para ver a un evangelista cristiano predicando la palabra de Dios. Normalmente yo continuaba buscando los programas educativos que tanto me apasionan cuando por un momento sentí una gran paz en mí. Me detuve por un momento en ese canal sorprendido por lo que sentía. Yo sabía que no era el pastor quien producía esa paz en mí, era un mensaje y revelación de Dios que estaba en ese momento mostrándome una verdad, una realidad que en muchos años de prácticas espirituales había dejado atrás después de mi formación en la iglesia católica en mi niñez.

  Los ataques ese año habían sido funestos y ya mi cuerpo físico mostraba señales de desgaste, a tal punto que muchas veces tuve que hacerme varios exámenes médicos para ver si tenía alguna enfermedad o condición física, pero todos los exámenes y pruebas salían normales. Estaba cansado de tanta batalla, y mis confrontaciones con las fuerzas del mal eran cada vez más fuertes ya que cada año que pasaba estaba ayudando a más y más seres a abrir los ojos hacia la realidad de este mundo…

  Y allí, en humildad, cuando el pastor pidió que si queríamos los televidentes recibir a Jesús en el corazón hiciéramos una pequeña oración de petición, dejando de lado cualquier aversión contra la filosofía cristiana, simplemente oré y pedí recibir a Jesús en mi corazón, y así sucedió. Todo empezó poco a poco a mejorar desde ese día, las batallas eran menos intensas y los ataques psíquicos eran cada vez más espaciados y esporádicos. El recibir a Jesús en mi corazón rompió la conexión que satán tiene con todas las almas de este mundo.

  No necesita ser cristiano ni creer en todo lo que ellos predican. Jesús es universal y vino para todos los seres del universo, sin importar en qué filosofía crean. Si quiere recibirlo hoy mismo simplemente recíbalo, repitiendo esta oración con su corazón abierto:

Amado Dios, hoy día acepto y recibo a Jesús tu hijo, perdona todas mis transgresiones pues me arrepiento de ellas, y abro mi corazón para aceptar a Jesús como mi amado salvador y redentor, ahora y para siempre. Amén.

  Relájese por unos momentos y deje que ese milagro de salvación entre en su Ser por toda la eternidad.

Texto anterior del libro «La Alquimia de Protección Espiritual» por Cyndarion Ainiu y Galitica Maitreya

¿Recibiste a Jesús en tu Corazón?

Compartenos tu testimonio…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba